Follow by Email

viernes, 7 de junio de 2013

Una de trail running.... en Alaska, 7 Junio 2013

Visita de un día a Juneau, la capital de Alaska, ya tengo ganas de empezar a hacer algo por allí y aprovechar las visitas, además, ahora las muchas horas diarias de luz solar da mucha cancha...

Salgo de casa, dia estupendo, el Rainier reluce como siempre cuando hace bueno, ... ahí está esperando, si hay suerte, esperemos que pronto no se escape la clásica de las clásicas, en proyecto para éste mes.










Desde el aire, llegando a Juneau veo el valle por donde estan los trails que quiero hacer. El valle que sale desde el pueblo y que es uno de los más populares por accesibilidad.
Deshojo la margarita, si lo hago nada más llegar o por la mañana de madrugón, el tiempo me lo pone fácil, empieza a llover al poco de llegar, osea, si o si por la mañana. Antes me informo, ¿será seguro ir sólo por la mañana en territorio oso?, he visto fotos en el pueblo de osos negros en pleno verano, paseando por el pueblo y me da que pensar, pues me dicen que si, bueno total a correr voy...
Madrugón, 6 de la mañana (también hay que currar, que es lo que me ha traído aquí).
unos diez grados, ideal para correr, Perseverance Trail, principal trail en un entramado para coger velocidad de crucero y hacer los kilómetros que quieras.
Me pongo música, la primera ACDC, bien para calentar, después de un viaje a Alpes con mi amigo Eduardo, todo el viaje con rock duro, me metió el bicho del gusto al buen rock duro, me caliento y me equivoco de trail, como no, cojo el que va más para arriba, el de Mt Roberts...!!que ese no es!!, que ese va a la estación superior del teleférico (si, también aquí hay uno, hay muchos turistas que pasear). Pa abajo.. me ha puesto los gemelos a fuego.
De aquí ya velocidad de crucero a coger la que dicen primera carretera de Alaska en la época de la fiebre del oro y que va a ir hasta las minas.











Pim, pam, pum parriiba, hasta que la nieve ya no me deja casi trotar...

Y.... hasta que un ruido, que no es humano, me lo pone bastante más fácil, unos rugidos que, o me equivoco, o es un de oso?,,,, pués como que no tengo ganas de que venga a darme un abrazo, todavía recordando el que me encontré subiendo corriendo al Capitán en Yosemite el año pasado, me entran escalofríos.
Osea, pim, pam, pum, pa abajo

Dejo Juneau, con el sabor del tiempo bien aprovechado, trabajo y actividad, nunca se sabe cuando vuelvo...



 Más fotos en:
https://picasaweb.google.com/106650000431356267541/JuneauLaCapitalDeAlaskaUnaDeTrailRunning

No hay comentarios:

Publicar un comentario