Follow by Email

jueves, 31 de mayo de 2012

Monte Stuart 2870m, 27 Mayo 12

El monte Stuart, una montaña de 2870 metros de grandes  dimensiones, una enorme y compleja masa de granito. La segunda montaña mas alta, no volcán, de la cadena de las Cascade.
Otra montaña de fin de semana y otra paliza. Me voy dando cuenta que aquí las montañas interesantes tiene un montón de aproximación, no hay ninguna infraestructura de acceso, enseguida te encuentras en terreno salvaje a merced de los osos (menos mal que somos cuatro y no se van a acercar).
Si para el Baker estuvimos 20 horas de actividad, por las condiciones de la nieve, en el Monte Stuart han sido 17 horas “camp to camp”, por las condiciones de la ruta, nuestro desconocimiento de ella y que nos equivocamos en un par de veces, perdiendo tiempo en superar resaltes de roca, que nos dificultaron la ruta y que estaban fuera de ella.
Pero eso es lo bonito de la montaña, cuando te encuentras en terreno del  que no tienes mucha información  y  que no conoces, intentar encontrar la vía correcta y navegar por ella. La verdad que si comparo las reseñas de las guías de aquí con las que encuentras en Alpes, por ejemplo, no dan mucha información y te dejan la aventura de descubrir la montaña.
Aprovechamos tres días de fiesta para ir a otra de las montañas emblemáticas de las Cascade Mountains, intentando elegir una vía interesante y clásica. Primero íbamos con la intención de hacer el espolón Norte, pero al llegar confirmamos que tenía demasiada nieve para meternos en una vía larga (18 largos) en la que hay pasos de V+/VI, por lo que optamos por un plan B, el corredor y cresta Oeste (la segunda ruta técnica más popular de la montaña), una vía con corredor y dificultades moderadas en roca sobre el papel, pero claro, hay nieve y nunca se sabe, no dejando de ser una ruta larga y complicada donde no es dificl equivocarse y meterse en marrones, como bien pudimos comprobar.
El sábado en la aproximación, la gran paliza, nos equivocamos de ruta y en vez de coger directamente hasta final del valle para acceder al collado que nos aproxima a la montaña, seguimos unas huellas equivocadas y nos subimos a una cresta, por una nieve pesada, que nos deja bastante lejos de la montaña, pero que sin embargo resulta atractiva y bonita, con nuestra montaña en el horizonte.



Tardamos algo más de 8 horas en alcanzar el lugar donde acamparíamos, por nieve pesada, cerca de un precioso lago (en verano) ahora cubierto de nieve.
A la mañana siguiente, salimos a las cuatro y media de la mañana, previendo un día largo.
Con la bajas temperatura de la mañana la nieve esta dura y avanzamos rápido hasta meternos en el corredor, bonito, entretenido y con buena nieve, sin pasar de los 50º, 60 en algún resalte, pero que no requiere encordarnos.
 En el horizonte dominado el Rainier, grandioso con sus 4400 m.


Asi avanzamos rápido hasta llegar a la zona  rocosa de la cresta y desde donde ya no teníamos muy claro la ruta, por lo que en algunos tramos perdimos bastante tiempo trepando algunos resaltes de cierta dificultad.
En la mayor parte avanzamos en ensamble y sólo haciendo largos en un par de zonas con dificultad. 






Nos equivocamos dos veces y al final llegamos a la última parte que da acceso a la cima. Allí la reseña que llevamos no nos cuenta muy bien por dónde acceder, tampoco lo vemos claro por la nieve de las zonas mas accesibles, por lo que primero Alex, con los gatos puestos, lo intenta por la zona sin nieve, pero no lo ve claro y se baja. Luego lo intento yo por otro lugar en mixto con roca y hielo, pero después de pelearme un rato, sin verlo tampoco claro, mis compañeros me indican que es demasiado tarde, son las tres y no hemos hecho cima, tampoco sabemos cuanta dificultad tiene el acceso a la cumbre por donde nos hemos metido, ni si el descenso es fácil de encontrar, mis compañeros me insisten y destrepo….solo quedan unos 50 metros de escalada pero decidimos darnos la vuelta y descender la ruta, destrepes, rapeles y desandar el corredor, al final llegamos a las tiendas justo al  anochecer, si hacemos cumbre no sabemos a qué hora hubiéramos llegado.
Resumen, otro montañón y rutas peleonas, pero muy bonitas y disfrutonas, un gran dia de montaña.

lunes, 21 de mayo de 2012

Alaska, la última frontera, mayo 12

Pues si, The last Frontier, el apodo de Alaska no le hace ningún demérito, impresionante, no fuí ha hacer deporte relacionado con la naturaleza, como es el objeto principal de mi blog, pero si que es Naturaleza con letras mayusculas.
He dado algunas vueltas por montañas en Sudamérica, Asia, Africa y Europa, altas y no tan altas, escalando, esquiando y caminando, pero ésto me ha dejado sin palabras y por eso quería compartirlo.
He estado en Noruega y en los glaciares de Alpes y del  Pamir y lo que he visitado en Alaska es una mezcla entre un fiordo noruego, las rias bajas y la Mer de Glace, navegando y visto desde un barco, sencillamente impresionante.
Impresionante la cantidad de montañas que hay alrededor sin acceso fácil y aún virgenes, estamos hablando de motañas de hasta 2000 metros. al lado del mar, en fiordos con aguas de más de 150 metros de profundidad, con glaciares que rompen hasta el mar, por supuesto en un paisaje inmaculado y sin ninguna huella humana y donde en muchos casos el acceso es sólo posible en avioneta o en barco.
Frecuente es la avistación de osos, cabras montesas y ágilas reales y las focas en los hielos del galciar, con las orillas del fiordo rodeadas de impresionantes paredes de granito. Tampoco deja de ser infrecuente el avistamiento de ballenas, en unas aguas repletas de alimento.
Lugares visitasdos, Juneau, la capital de Alaska, Sitka, capital anterior, Ketchinkan, primera ciudad de Alaska desde el sur y el viaje por el fiordo de Tracy Arm hasta el glaciar Sawyer Sur.
Como muestra, algunas fotos:
Juneau:



 Ketchinkan:


 Sitka:

 Tracy Arm:


















Mas fotos:

Después, visita a Victoria, British Columbia, Canada, pero eso si que ya es turismo....

martes, 8 de mayo de 2012

Monte Baker, WA, 3250m, 6 mayo 12

Le toco el turno a una de las clásicas, ya tenia ganas de hacer un fin de semana completo en la montaña y el Baker era una buena opción, el espolón Norte parece que tenia atractivo, glaciar, nieve, hielo, cumbre en uno de los volcanes emblemáticos de Noerteamérica, buena previsión meterorológica para todo el fin de semana.....cuando Alex y John me preguntan sobre que idea tenía para el fin de semana yo no lo dudo, propongo irnos para allá.
Dos horas y pico de coche y llegamos al centro de visitantes, donde nos registramos con los rangers (voluntario, pero no está de más y nos enteramos de como está la carretera de acceso), dos amables féminas nos dan a entender que no tienen mucha idea ni de como está el acceso ni de las condiciones.
La carretera de acceso, por suerte, está cortada por la nieve más arriba de lo que pensábamos y sólo tenemos que hacer 3.5 km extra de aproximación por la carretera cubierta de nieve; luego ya nos introducimos por el bosque, para abandonarle más tarde camino del espolón que nos llevará hasta el lugar donde decidimos poner la tienda, ninguno de los tres (un americano, un ruso y un español, como en el chiste) hemos estado primero por aquí y todo es nuevo para nosotros,

Durante la subida, tan pronto nos nieva, como sale el sol, éstas son las condiciones típicas por éstas montañas, al menos tenemos huella en la subida y podemos ir tranquilos de que vamos por el camino correcto, pero... primer contratiempo en los planes, John se empieza a quejar durante la subida de la rodilla (hace unas dos semanas se lesionó entrenando en el rocódromo y pensaba que estaba bien, pero al empezar a ponerse la subida dura, la realidad era otra), lamentáblemente se tiene que descartar para el día siguiente.
En cuanto encontramos un lugar adecuado, plantamos la tienda, en un espolón a unos 1800m, con una vistas fantásticas, tanto hacia a rriba, como hacia abajo, para el dia siguiente vamos a dejar un largo glaciar por cruzar y un desnivel total de 1400 metros.


Alex y yo decidimos al dia siguiente levantarnos a las 3 de la mañana con la esperanza de que la noche de luna llena haya dejado el glaciar con la nieve en unas condiciones aceptables ..... ilusos, no ha sido suficiente, empezamos a las cuatro y media y enseguida descubrimos que nos hundimos casi hasta la rodilla, pero ninguno quiere perder la esperanza, tenemos muchas ganas de hacer actividad y seguimos poco a poco dándonos relevos, sin parar, hasta acceder al glaciar Coleman y cruzarle hasta la base del Baker. En el glaciar nos encordamos y tenemos que usar todas nuestra experiencia para trazar la ruta, pues no hay ningún rastro de paso, sorteamos grietas (apunto estuvimos de caer en dos de ellas cubiertas por la nieve), saltamos algunas, trabajoso recorrido hasta llegar a la rampa de acceso al espolón norte, unas cuatro horas de glaciar, una pasada, como para volver sobre nuestros pasos ahora que le empieza a dar el sol, para arriba, con la esperanza de que las condiciones de la nieve mejore en la montaña, ilusos....
en la rampa de acceso, de unos 45-50 grados, seguimos hundiendonos y se sigue haciendo la progresión muiy trabajosa


Con mucho trabajo llegamos a la base de la barrera de hielo, por fin aquí vamos a poder desquitarnos y pinchar un poco, según la reseña son dos largos de hielo de unos 70 grados que decidimos hacer por el mismo espolón, con  mucho ambiente y vistas fantásticas


Después del hielo, la esperanza era que las condiciones de la nieve mejoraran hasta la cumbre, aún nos quedaba mucho desnivel, ilusos.... seguimos hundiendonos hata casi la rodilla, pero ya no hay posibilidad de marcha atrás, hay que salir por arriba y nos empieza a preocupar a que hora terminaremos ésto y la intranquilidad que tendrá John esperándonos en la tienda, pero, para arriba, ahora no hay opción...


Después de casi 12 horas hacemos cumbre en el plató del cráter, un día estupendo, pero por allí ya no está ni el gato y nos queda un largo descenso, más largo de lo que esperábamos y llegamos a la tienda casi anocheciendo, donde encontramos a John bastante intranquilo pero contento por vernos aparecer, recogemos todo y para abajo, al coche a la una de la mañana, a casa mejor no acordarme, sin baterias en el móvil y sin avisar.... para que contar, hacia mucho que no me daba una paliza similar, un breve descanso y al curro, con unas agujetas que no recordaba en mucho tiempo...
Mas fotos en:
https://picasaweb.google.com/jesuslarri/MountBakerNorthRidge6Mayo12#