Follow by Email

martes, 31 de enero de 2017

Tooth Northeast Slabs, otra nueva en Cascades

Hacía tiempo que teníamos en el punto de mira esta ruta, pero difícil de pillarla en condiciones, de hecho, para encontrarla en condiciones aceptables, o buenas, puedes esperar para siempre; el año pasado nos acercamos, pero la nieve estaba profunda y peligrosa ya en la entrada,... hoy le dimos otro tiento y…. salió; condiciones escocesas, que es lo habitual en esta ruta, expuesta, hielo precario, fino, sobre placas de roca, mezclado con nieve inconsistente, para ir despacio, con cuidado y poniendo protecciones aceptables, y eso es lo que hicimos bien, olvidarnos del tiempo, es sábado y no importa lo tarde que se termine. De hecho otra cordada entró después de nosotros y no volvimos a saber de ellos, se dieron la vuelta. La ruta tiene compromiso y exposición, está graduada WI3 pero ya sabemos que en condiciones invernales varía mucho y hay que estar dentro para comprobarlo.




Desde Alpental, en hora y media estamos a la base, a las ocho cuarenta listos para empezar, primer largo hielo fino y Alex hizo un magnífico trabajo, protegiendo con dos tornillos cortos, dos seguros a la roca, un pitón y dos estacas, casi todo el largo de cuerda hasta un recodo en la roca.



 


Segundo largo, una travesía horizontal precaria, que costó encontrar la forma de darla, bien protegida antes de la travesía con un clavo y luego dos estacas para terminar en un seguro fijo a prueba de bomba de los populares en la zona, …un buen árbol.




El tercer largo nos lleva hasta la arista, le tomo en vertical, buscando las mejores condiciones, que no es fácil, … seguimos con nieve precaria, de los tornillos nos olvidamos, dos estacas y un seguro arboril, apretando y resoplando de la angustia.

Hasta aquí hemos ido muy tranquilos, asegurando los pasos, no se puede correr con estas condiciones, evitar errores,

Desde la salida a la arista, según las reseñas, quedan otros tres largos hasta la cumbre, la arista es bonita y aérea, no defrauda, seguimos tranquilos y asegurando nuestros pasos, intentando encontrar la mejor ruta, hay algunos resaltes que solventamos con precaución por la derecha.



Finalmente el último largo a cumbre sin dificultad, coloco sólo un seguro y nos deja encima de un hongo de nieve inmaculado, evidencia de que no ha sido pisado en tiempo. 3:40, nos hemos tirado siete horas de vía, el tiempo no es lo importante, pero sabemos que vamos a bajar de noche, ... para no perder la costumbre.










Ahora a pensar rápido en como bajamos de aquí, al menos para encontrar la línea lógica de rapeles, pues esta cumbre tiene muy mala fama de cuerdas atascadas y rollos en la bajada. El descenso se hace con tres o cuatro rapeles por la cara sur, ya la tenía hecha en verano, pero ahora están tapadas las estaciones de rapel por la nieve y hay que buscarse la vida, aseguramos hasta el primer árbol que vemos debajo de la cumbre, por donde creía recordar que empezaban, ponemos una cinta y buena suerte, … Rapelamos hasta los siguientes árboles que se ven debajo, ponemos otra cinta, pero inmediatamente vemos una estación de rapel en un árbol unos metros hacia es oeste…. Eureka, justo cuando se empieza a hacer de noche y seguro que ese nos lleva al siguiente, efectivamente, llegamos abajo de noche y con los frontales y ya nos podemos relajar, ya da igual lo tarde que regresemos, comemos, bebemos y rodeamos la montaña para encontrar donde dejamos las raquetas a pie de vía y al coche 14 horas después que le dejamos, nos hemos quedado los últimos en el aparcamiento, pero con dos satisfacciones, una ruta codiciada que teníamos en la lista y el descubrimiento de que aún mi rodilla aguanta esto….