Follow by Email

jueves, 14 de febrero de 2013

Este es... "my winter". Rainier , invierno, de 0 a 4000 en 24 horas

Hemos salido de casa el sábado a las 8 de la mañana, nivel del mar, pronóstico claro de buen tiempo, pero no tan claro en cuanto a viento,... pero nos vamos al Rainier, objetivo invernal, 4400m, 24 horas más tarde estoy a 4000m... la cumbre no va a ser posible.

Después de dos horas y media de coche, Alex y yo, llegamos al PN del Rainier, protocolo rutinario, registro en el parque y pago del permiso anual de escalada a éste monte, preparamos los trastos y nos ponemos en camino de Camp Muir, de 1700m a 3100m.


La aproximación no hace falta contarla, ir a la entrada del 4 de Marzo de 2012 del blog...
Después de 4 horas y media estoy en el refugio, donde sólo hay otra persona más, de charla mientras llega mi compañero Alex, el americano me cuenta que tiene como objetivo hacer cumbre en cada uno de los meses del año, cada loco con su tema...
 Luego llega un grupo de rusos y  mi compañero, también ruso, en total, sólo uno cuya lengua original es el inglés.



Parece que los demás no tiene muy claro si intentarán la cima al día siguiente, el viento sopla fuera y no está muy claro que calme, pero yo si que lo tengo claro, a la 1 de la mañana estoy en pie y dispuesto a salir a las dos, aupa Cantabria, pero al levantarnos mi compañero me dice que no se encuentra bien, con mareos por la altura, es lo que tiene estas aclimataciones express, nunca sabes como te va a pillar; espero 15 minutos de reflexión y aunque oigo soplar el viento fuera, decido que hay que intentarlo, para regresar siempre estoy a tiempo.
Salgo en el silencio de la noche, roto por el soplido del viento, con esas sensaciones de soldedad que me recuerdan otras aventuras en solitario, en Alpes o Picos, ahora también con un objetivo serio, hace mucho frío, llevo camiseta térmica, peto polar, chaqueta softshell y chaqueta de plumas y subiendo la fuerte pendiente del glaciar no me molesta la ropa, sin duda hace frío....
La ruta invernal es la de Gibraltar Ledges, la más directa a la montaña... en los 400 metros de desnivel hasta las repisas (ledges), paso clave de la ruta, el viento me hace muy dificil la progresión. tanto que me hace poner rodilla en tierra en alguna ocasión y mi pensamiento está en regresar en cuanto logre llegar al abrigo de Gibraltar Rock, se me hace un suplicio llegar hasta allí, espero unos 45 minutos de decisión y reflexión, el viento sopla fuerte,pero voya a asomarme al paso de Gribraltar Ledges, donde para mi sorpesa no sopla nada de viento, bajo la protección de la roca.
Detrás de mi, dos luces salieron del refugio bastante más tardde, pero no las volví a ver, luego me enteré que regresaron por el viento...
Con las primeras luces del día, voy sorteando los pasos por las repisas y los pequeños corredores, terreno entretenido.


Las primeras luces del día muestran un ambiente espectacular, entre los glaciares de Nisqually, los seracs y los corredores que dan acceso a la parte somital del volcán.



Por pendientes de unos 50 grados accedo a la parte alta de la montaña, allí, la zona somital se ve con la aureola de nieve levantada por el viento, me espera nueva lucha contra los elementos...

Me encuentro con fuerzas y sin excesivo efecto por la altitud, por lo que me decido a probar hasta donde llegue, al salir del abrigo de las rocas, el viento se hace insoportable, me penetra por cualquier resquicio, los dedos me duelen un montón, no es mala señal que duelan, porque están vivos, pero me dan una buena idea del frío que hace. El viento me trira al suelo en varias ocasiones, empiezo a perder la esperanza de llegar a la cima y mi objetivo es ver hasta donde me deja...a dejar lo más alto posible el pabellón.









La lucha contra los elementos se hace imposible, ya se que no voy a llegar, son las ocho de la mañana, estoy a 4000 metros y me faltan unos 400 de desnivel, los del cono de cumbre, totalmente desprotegido y donde el viento no me va a dar ninguna opción, 24 horas después de salir de casa a nivel del mar, decido descender....la cumbre invernal del Rainier va atener que quedar para otra ocasión.